Igual que el animal mitológico, las startups unicornio son difíciles de definir. No se sabe si son un rinoceronte indio, si son un antílope tibetano o si son un narval. Lo que sí es más o menos claro es que no cuentan con propiedades curativas y que requieren alcanzar un valor superior a los 1,000 millones de dólares de valuación para adoptar ese nombre.

Según la Investopedia, una enciclopedia digital dedicada a la definición de términos económicos y financieros, “Unicornio” es un término utilizado dentro de la industria de capital de riesgo para referirse a una empresa privada, es decir, que no ha salido a Bolsa, y que tiene un valor superior a los 1,000 millones de dólares. Según esta plataforma, el término fue popularizado por el inversionista Aileen Lee, fundador del fondo de capital semilla Cowboy Ventures.

“Según Lee, los primeros unicornios se fundaron en la década de 1990. Google, señaló, era el claro super-unicornio del grupo con una valoración de más de 100,000 millones de dólares”, reza la Investopedia. Además de Google, otras compañías como AmazonFacebookAirbnbUber y Spotify fueron unicornios antes de hacerse públicos en el mercado de valores.

Pero esta definición es demasiado estrecha para algunos. Por ejemplo, el sitio especializado en inversión temprana Contexto ha considerado a empresas públicas como las argentinas Mercado Libre y Globant unicornios. También hay quienes consideran que el tiempo en el que estas empresas alcanzan una valuación superior a los 1,000 millones de dólares es determinante para definirlas como unicornios.

Para Diego Fabiani, director gerente de Globant, la definición de unicornio está más asociada con tres características: la sorprendente velocidad, la exitosa innovación tecnológica y la solución disruptiva adoptada de forma fluida por el equipo interno y por el consumidor final, que como consecuencia genera crecimientos de triple dígito.

“Basta con mirar el comportamiento de las acciones de estos unicornios y sus crecimientos son feroces. La filosofía, misión y visión de un unicornio es un elemento esencial en su crecimiento no solo para Globant si no para todos los casos”, dijo en entrevista.

Si se sigue la estricta definición que dicta que los unicornios deben ser empresas privadas con una valuación superior a los 1,000 millones de dólares, la plataforma de análisis CBInsights cuenta a 851 unicornios distribuidos en todo el mundo. Estados Unidos, con 425, y China, con 265, con los países que cuentan con más unicornios a nivel global.

En América Latina, según la plataforma, hay 21 startups que cumplen con estas características, de las cuales 13 se encuentran en Brasil; cuatro están en México; dos en Colombia, uno en Argentina y uno en Chile. Aunque, según muchos analistas, lo más probable es que en los próximos años, esta cifra crezca de forma considerable.

rodrigo.riquelme@eleconomista.mx